CUIDADOS DENTALES EN PACIENTES CON CÁNCER

Los tratamientos del cáncer pueden causar efectos secundarios de larga duración, llamados efectos tardíos, los tipos de efectos tardíos que experimenta una persona varían según los tratamientos que haya recibido. Todos los supervivientes de cáncer deben recibir atención de seguimiento para detectar y controlar los efectos tardíos.
Un efecto tardío es un efecto secundario que sucede meses o años después del tratamiento, y muchas personas que han recibido tratamiento del cáncer presentan riesgos de desarrollarlos. El tratamiento de los efectos tardíos es una parte importante de los cuidados después del tratamiento del cáncer, a menudo llamados cuidados para supervivientes.

En quienes padecen o han padecido cáncer de mama, la radioterapia tiene menor incidencia en la boca que la quimioterapia, la cual puede producir efectos tóxicos tanto en las células normales como en las cancerosas, por lo que sus efectos repercuten tanto en el sistema gastrointestinal como en la boca. Estas complicaciones bucales entorpecen la alimentación de los pacientes, por esto es importante el cuidado odontológico antes, durante y después de la quimioterapia.

Antes de comenzar la quimioterapiaCUIDADO FACIAL DURANTE LA QUIMIOTERAPIA, se debe realizar una limpieza dental profunda e iniciarse un régimen efectivo de higiene oral para reducir la posibilidad de infecciones. Se debe mantener una limpieza cuidadosa de los dientes y en la consulta odontológica se deben eliminar todos los factores de irritación, tales como cálculos, caries y prótesis, entre otros.

La higiene oral sistemática rutinaria es importante para reducir la incidencia y la gravedad de las secuelas orales del tratamiento del cáncer. Se debe explicar al paciente el motivo por el cual debe seguir el programa de higiene oral, e informarle sobre los posibles efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia del cáncer. La higiene oral eficaz es importante durante todo el tratamiento del cáncer, con énfasis en comenzar antes del inicio del tratamiento.

Es importante, antes de iniciar la radioterapia, preguntar al oncólogo todas las dudas sobre cualquier aspecto del tratamiento, ya que él te podrá responder y asesorar de la forma más adecuada sobre el mismo. Del mismo modo, los controles periódicos con el dentista son básicos.
El tratamiento de los pacientes que reciben quimioterapia de dosis altas o radiación al manto superior comparten ciertos principios comunes, basados en el cuidado oral básico y la reducción del trauma físico a la mucosa oral.

La quimioterapia puede afectar el esmalte dental y aumentar el riesgo de problemas a largo plazo, mientras la radioterapia de dosis altas en el área del cuello y la cabeza puede cambiar el desarrollo dental, causar enfermedad gingival (de las encías) y disminuir la producción de saliva, lo que provoca sequedad en la boca.

El cepillado de los dientes y el hilo dental son dos métodos simples y para controlar la placa bacteriana dental y reducir el riesgo de infección de los tejidos durante los tratamientos de quimio y radioterapia; se debe utilizar un cepillo de dientes suave o quirúrgico durante el tratamiento.

También es importante evitar la resequedad labial para reducir el riesgo de lesión. Ésta se puede dar por respirar por la boca o como reacción secundaria a los fármacos que se usan para tratar las náuseas.

En HALIA encontrarás todos los productos para el cuidado bucal.

No hay comentarios.

Agregar comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR